Las desconocidas (y sorprendentes) consecuencias de una mala higiene bucal

El 煤ltimo Informe sobre la situaci贸n mundial de la salud bucodental de la Organizaci贸n Mundial de la Salud (OMS), se帽ala que casi la mitad de la poblaci贸n en el globo -cerca de 3,5 mil millones de personas- padece de enfermedades bucodentales (como caries, periodontitis, la p茅rdida de dientes o halitosis, entre otras). M谩s all谩 de lo delicadas de las cifras, lo preocupante aqu铆 es que una mala higiene no s贸lo afecta la cavidad oral, sino que tambi茅n tienen un alto impacto en el organismo en general.

En opini贸n de Paula Molina, qu铆mico farmac茅utico de Farmacias Ahumada, 鈥減ersiste un desconocimiento sobre la higiene bucal, la rutina de cuidado y limpieza que se debe seguir. Esto, junto con una ingesta excesiva de alimentos que da帽an los dientes, ha repercutido en importantes problemas que tambi茅n afectan al resto del sistema y a pacientes con condiciones cardiovasculares o diab茅ticos, entre otras鈥.

La farmac茅utica indica que las personas siguen asociando la salud bucal con un tema est茅tico m谩s que sanitario, lo que llevar铆a a mantener malas pr谩cticas, potenciando la aparici贸n de enfermedades dentales, junto con otras m谩s desconocidas. De hecho, un art铆culo de la revista Scientific American se帽ala que existen variados estudios que corroboran que los buenos h谩bitos de salud bucodental podr铆an mejorar la salud en general. 

Por ejemplo, est谩 demostrado que la periodontitis -una infecci贸n grave de las enc铆as que da帽a el tejido blando- es una de las complicaciones de la diabetes que, a su vez, hace que esta patolog铆a sea m谩s frecuente y severa. Asimismo, la periodontitis puede llegar a destruir el hueso que sostiene a los dientes y existir铆a una relaci贸n directa en experimentar partos prematuros y ni帽os con bajo peso al nacer.

Por su parte, la Asociaci贸n Americana de Cardiolog铆a afirma que las cardiopat铆as tienen una relaci贸n directa con el mal cuidado bucodental, estableciendo que el cuidado de las enc铆as es uno de los elementos de prevenci贸n claves. 鈥淓n la boca residen m谩s de cinco millones de bacterias que pueden pasar al torrente sangu铆neo. A modo de ejemplo, la endocarditis que es una infecci贸n al revestimiento interno de las v谩lvulas card铆acas, se producir铆a cuando bacterias u otros g茅rmenes se propagan a trav茅s de la sangre, adhiri茅ndose a ciertas zonas del coraz贸n鈥, especific贸 Molina.

Adem谩s, la Asociaci贸n Americana para la Investigaci贸n del C谩ncer y estudios realizados por la Universidad de Tufts en Boston alertan que esta enfermedad periodontal y otros problemas dentales representar铆an un riesgo mayor de padecer c谩ncer, especialmente pulmonar y colorrectal, junto a una relaci贸n con la infecci贸n oral ocasionada por el virus del papiloma humano (VPH), causante de entre el40% al 80% de los c谩nceres orofar铆ngeos.

Si consideramos las cifras entregadas en la 煤ltima Encuesta Nacional de Salud (2017), donde casi el 54% de la poblaci贸n chilena estimaba que ten铆a una salud bucal regular o mala, mientras que m谩s del 52% reconoc铆a no visitar al dentista por m谩s de un a帽o y el 2% nunca lo hab铆a hecho, nos enfrentamos ante una situaci贸n de extrema preocupaci贸n.

Rutina preventiva

Evitar estas complicaciones es m谩s sencillo de lo que se piensa. La farmac茅utica comenta que se debe generar una rutina de cuidado, lo que implica acciones constantes y con productos adecuados para esto. 鈥淗ay una falta de educaci贸n respecto a la higiene bucal-que incluye la poca periodicidad en el cepillado- y una ingesta excesiva de alimentos que da帽an los dientes -como los dulces, otros ricos en 谩cidos y aquellos con coloraci贸n como el t茅 o el caf茅-, junto con el consumo nocivo de alcohol y todas las formas de consumo de tabaco son elementos que no contribuyen a tener una salud bucal 贸ptima鈥, se帽ala.

En este sentido, Molina orienta sobre los cepillos y enjuagues bucales, que son elementos fundamentales para mejorarlos h谩bitos de salud. 鈥淪e deben elegir los productos de acuerdo con las necesidades de cada paciente. A modo de ejemplo, existen cepillos blandos, otros de fibras duras 鈥搉o recomendados en ciertos casos por el riesgo de generar lesiones en las enc铆as-, interproximales, postquir煤rgicos o de ortodoncia, junto con distintos tipos de pastas dentales. Ciertamente, es el odont贸logo el que debe entregar la mejor opci贸n para cada paciente鈥, subraya.

En el caso de los segundos, hay enjuagues, colutorios y elixires, cuya diferencia est谩 en si poseen o no alcohol y su porcentaje, siendo algunos de 茅stos utilizados para enfermedades como la gingivitis o la halitosis (mal aliento). 鈥淚ndependiente del tipo de cepillo y enjuague, la acci贸n del cepillado debe realizarse despu茅s de las principales comidas, en conjunto con el uso del enjuague, seda dental y, por lo menos, una visita anual al profesional indicado鈥, agrega.

En 2020, el Ministerio de Salud consignaba que en Chile se realizaban alrededor de siete millones de consultas odontol贸gicas en hospitales y centros de salud primaria al a帽o, siendo el 60% de ellas prestaciones generales o de especialidades no urgentes. Sin embargo, el 25% de las listas de esperas para consultas de especialidad m茅dica en hospitales p煤blicos corresponden a este tipo de atenciones. Para la farmac茅utica, 鈥渆n este escenario, y considerando el a煤n poco acceso a la salud bucodental, es clave la labor informativa y educativa para potenciar los buenos h谩bitos y una rutina que se mantenga en el tiempo y, sobre todo, desde la edad temprana. Aunque suene clich茅, siempre es mejor prevenir que lamentar鈥.