Logran recuperar al primer ictiosaurio completo desde un glaciar en la Patagonia chilena

No era una tarea f谩cil, pero el objetivo los mantuvo mentalizados durante toda la expedici贸n: excavar y lograr recuperar el f贸sil de una ictiosauria pre帽ada. Fueron 31 d铆as intensos en la zona del Glaciar Tyndall, en la Patagonia chilena, para el equipo cient铆fico que lider贸 la Paleont贸logo magall谩nica Judith Pardo P茅rez, ya que la compleja log铆stica, las dificultades de acampar y moverse en un sitio pedregoso, y las condiciones clim谩ticas extremas hicieron de esta traves铆a un desaf铆o casi tit谩nico.

Luego de un arduo trabajo en esta campa帽a, y de m谩s de una d茅cada de espera, por fin hab铆a sido desenterrada 鈥淔iona鈥, el f贸sil completo de una ictiosauria adulta con sus embriones intactos. S铆, se trata de una ejemplar que se encontraba pre帽ada.

La expedici贸n paleontol贸gica desarrollada entre marzo y abril de este a帽o consigui贸 con 茅xito excavar al primer ictiosaurio completo de Chile, siendo, adem谩s, -seg煤n enfatiz贸 Pardo – la 煤nica hembra pre帽ada de edad Valanginiana 鈥 Hauteriviana (que tiene entre 129 y 139 millones de a帽os del Cret谩cico temprano) registrada y extra铆da en el planeta.

鈥溾橣iona鈥 tiene cuatro metros de largo y se encuentra completa, articulada y con embriones en gestaci贸n. Y su recuperaci贸n aportar谩 informaci贸n relativa a su especie a la paleobiolog铆a, en torno al desarrollo embrionario, y a una enfermedad que afect贸 durante su vida鈥, explic贸 la paleont贸loga chilena.

M谩s de 100 ejemplares

Al hito de la recuperaci贸n de esta ictiosauria se suma el descubrimiento de 23 nuevos espec铆menes, llegando a existir, a la fecha, casi un centenar de ejemplares en el sector del Glaciar Tyndall, ubicado en la Regi贸n de Magallanes, lo que lo convierte 鈥搒eg煤n resalt贸 Pardo- en el dep贸sito de ictiosaurios de edad cret谩cica temprana m谩s abundante y mejor conservado del planeta.

鈥淟os resultados de la expedici贸n cumplieron con todas las expectativas, y a煤n m谩s de las que se esperaba鈥, afirm贸 la cient铆fico, precisando que de estos registros f贸siles 鈥渆speramos obtener resultados sobre la diversidad, disparidad y paleobiolog铆a de los ictiosaurios de la localidad del Glaciar Tyndall, establecer grados de madurez 贸sea y nichos ecol贸gicos para evaluar posibles transiciones dietarias ocurridas a lo largo de su evoluci贸n y que podr铆an ayudar a establecer conexiones paleobiogeogr谩ficas con ictiosaurios de otras latitudes鈥.

Ahora, el material recuperado, se preparar谩 en el laboratorio de paleontolog铆a del Museo de Historia Natural de R铆o Seco, en Punta Arenas, en donde quedar谩 almacenado, temporalmente, para su posterior exhibici贸n. Al respecto y como contraparte local del proyecto, el Director del Museo, Miguel C谩ceres, dijo que esta alianza, 鈥渘os permite abrir una nueva l铆nea de trabajo temporal a gran escala como son la geolog铆a y paleontolog铆a, y tambi茅n un espacio de colaboraci贸n que nos ayuda, sin duda, a darle sentido a este prop贸sito de resignificar la historia natural en la Regi贸n de Magallanes鈥.

Los ictiosaurios fueron reptiles marinos que vivieron en todo el planeta durante la era del Mesozoico, entre 250 a 90 millones de a帽os atr谩s. Ten铆an dos aletas anteriores y dos posteriores, una aleta caudal y una dorsal. Su cuerpo ten铆a forma de at煤n, similar a los delfines actuales. Pose铆an pulmones, eran viv铆paros y son considerados los animales que alcanzaron el mayor grado de adaptaci贸n al medio marino.

鈥淔iona鈥, en particular, fue descubierta por la Dr. Judith Pardo el a帽o 2009 durante el 煤ltimo d铆a de campa帽a de una expedici贸n paleontol贸gica al Glaciar Tyndall que fue financiada, en esa oportunidad, por el gobierno alem谩n mientras desarrollaba su tesis de doctorado en la Universidad de Heidelberg.

Esta expedici贸n se pudo realizar gracias a la adjudicaci贸n del proyecto ANID 鈥淩evelando la diversidad y paleobiolog铆a de ictiosaurios de edad cret谩cica, provenientes de un dep贸sito fosil铆fero de la Regi贸n de Magallanes, sur de Chile鈥.

Ciencia colaborativa

La magnitud del objetivo propuesto en la investigaci贸n, las complejidades asociadas al terreno, adem谩s del car谩cter multidisciplinario del estudio, gener贸 que se incorporaran al desarrollo del proyecto, distintos investigadores nacionales y extranjeros, de los cuales, mayoritariamente, fueron mujeres: la Dr. Erin Maxwell, Jefe del departamento de reptiles marinos del Museo Estatal de Historia Natural de Stuttgart (Alemania), experta y reconocida mundialmente por sus decenas de art铆culos cient铆ficos en ictiosaurios; Cristina Gasc贸, preparadora y restauradora experta en ictiosaurios del mismo museo; Miguel C谩ceres, Director del Museo de Historia Natural de R铆o Seco (Punta Arenas, Chile); H茅ctor Ort铆z, bi贸logo y excavador en paleontolog铆a (Chile), quien participa desde los inicios de las excavaciones paleontol贸gicas en Cerro Guido (Magallanes) con INACH y la Universidad de Chile; Jonatan Kuluza, T茅cnico Paleont贸logo y excavador de la Fundaci贸n de Historia Natural F茅lix de Azara (Argentina), con una vasta experiencia en excavaciones paleontol贸gicas a lo largo del mundo; Catalina Astete, estudiante en pr谩ctica de la carrera de Geolog铆a de la U. Cat贸lica de Temuco (Chile); Jone Mungia, Ge贸grafo a cargo de la log铆stica de la campa帽a (Chile); Dr. Dean Lomax, Palent贸logo de la Universidad de Manchester (Inglaterra) y experto mundial en ictiosaurios; y Marcelo Ar茅valo y Esteban Beltr谩n como apoyo log铆stico desde Punta Arenas (UMAG, Chile).

Para la Dr. Judith Pardo, la participaci贸n de las expertas del Museo Estatal de Historia Natural de Stuttgart fue y es clave. Este lugar, es uno de los museos con mayor tradici贸n hist贸rica en el estudio de ictiosaurios desde el siglo XIX y cuenta con una de las colecciones m谩s grandes del mundo, con ejemplares de todas las edades, alcanzando m谩s de 500 espec铆menes. Al respecto, la Dra. Maxwell, coment贸 que estos registros se pueden usar para comparar con los nuevos hallazgos de la Patagonia chilena, toda vez que 鈥渘o tenemos muchos f贸siles de reptiles marinos de este per铆odo de tiempo a nivel mundial (hace ~130-140 millones de a帽os), y los que tenemos son de Europa鈥, asegur贸. En base a ello resalt贸 que 鈥渓a localidad de Tyndall es muy importante para llenar un vac铆o en nuestro conocimiento sobre los tipos y la diversidad general de especies que habitaban el oc茅ano en el hemisferio sur, especialmente en latitudes templadas a polares鈥.

A este proyecto tambi茅n se uni贸 el Dr. Dean Lomax, del Departamento de Ciencias Ambientales y de la Tierra, de la U. de Manchester, Inglaterra, quien valor贸 el hito cient铆fico como una oportunidad para divulgar la riqueza de este sitio f贸sil al planeta. 鈥淓l hecho de que estos incre铆bles ictiosaurios est茅n tan bien conservados en un entorno extremo, revelado por un glaciar en retirada, no se parece a ning煤n otro lugar del mundo. La colaboraci贸n internacional ayuda a compartir este sitio f贸sil excepcional con el resto del mundo y, en gran medida, a promover la ciencia鈥, manifest贸.

Trabajo de campo al extremo

La zona de estudio paleontol贸gico del Glaciar Tyndall se encuentra a 24 kil贸metros del 煤ltimo acceso en veh铆culo. Para llegar a este lugar, se debe realizar una caminata de 8 a 9 horas desde el sector Grey en el Parque Nacional Torres del Paine. Esto hace que las campa帽as de terreno sean largas, con una permanencia de entre tres semanas hasta dos meses en la localidad, acampando en carpas y utilizando caballos para poder transportar los materiales de campamento y provisiones a ocupar durante la estad铆a de todas y todos los miembros de la expedici贸n.

Para esta campa帽a en espec铆fico, se invirti贸 en un hangar para trabajar protegidos del viento, de la lluvia y de la nieve y, tambi茅n en maquinaria y herramientas de excavaci贸n para un terreno extremadamente duro. Debido al peso de toda esta carga y a la complicada accesibilidad -que involucraba t茅cnicas de escalada y caminata de una hora por las rocas hasta el sitio de excavaci贸n-, se cont贸 con un servicio de helic贸ptero para el transporte de los materiales y de la ictiosauria excavada.

En paralelo, igualmente, se recibi贸 el apoyo la Alcaldesa de la Ilustre Municipalidad de Torres del Paine, Anah铆 C谩rdenas, quien facilit贸 el uso de un cami贸n pluma para trasladar los materiales v铆a terrestre ,y despu茅s a la ejemplar recuperada hasta el Museo de Historia Natural de R铆o Seco en Punta Arenas (400 kil贸metros de recorrido, aproximadamente).

Pero la excavaci贸n fue lo m谩s duro. H茅ctor Ortiz y Jonatan Kaluza se hicieron cargo de esta tarea, siendo los 煤nicos que realizaron campamento glaciar durante el mes de terreno. All铆, pudieron evidenciar el car谩cter extremo y complejo de esta operaci贸n. 鈥淟a roca del afloramiento es tan dura que no se logra excavar con un combo, cincel y brocha, debiendo cortar, perforar y quebrar bloques con herramientas diamantadas y de alto calibre鈥, se帽al贸 Ortiz. Y Kaluza agreg贸 que 芦esta es la excavaci贸n m谩s dura que he tenido en toda mi carrera鈥, enfatizando que 鈥渆sta localidad fosil铆fera en la Patagonia chilena es excepcional, y es extremadamente importante continuar con el apoyo del gobierno chileno para continuar investigando y protegiendo este valioso patrimonio禄.

Proteger para valorar: acercando la paleontolog铆a a la comunidad

Extraer a 鈥淔iona鈥 y los dem谩s registros f贸siles de las rocas del Tyndall no s贸lo busca satisfacer los fines cient铆ficos de la expedici贸n, sino que adem谩s transmitir la importancia de este conocimiento a la comunidad.

驴C贸mo se har谩 eso? Judith coment贸 que dej谩ndolos en diferentes dep贸sitos de la Regi贸n de Magallanes y la Provincia de 脷ltima Esperanza, con las medidas establecidas por el Consejo de Monumentos Nacionales. Sin embargo, cree que lo primero es implementar medidas de protecci贸n in situ que eviten el deterioro de los f贸siles. 鈥淭enemos casi un centenar de ictiosaurios en el dep贸sito fosil铆fero del Glaciar Tyndall y muchos de ellos, lamentablemente, nunca podr谩n ser excavados, debido a la dificultad de acceso, al estar en zonas de riesgo (borde de acantilados), etc茅tera. Los ictiosaurios que no se excavar谩n necesitan de medidas de protecci贸n y consolidaci贸n in situ, ya que la erosi贸n a la que est谩n siendo sometidos, diariamente, los est谩 destruyendo鈥, afirm贸.

A su planteamiento, adhiere la especialista Cristina Gasc贸, del Museo de Historia Natural de Sttutgart: 鈥淐reo que es necesario realizar protecciones in situ para la conservaci贸n de los espec铆menes que se encuentran ya en un elevado grado de deterioro, y asimismo, para frenar el deterioro de que los que est谩n bien conservados. Esto podr铆a hacerse con diferentes m茅todos como la consolidaci贸n de los f贸siles hasta la construcci贸n de peque帽os techados y canalizaciones para desviar el agua, lo que ayudar铆a a aminorar ese deterioro. Las p茅rdidas de material f贸sil que se producen son irremplazables y entorpecen la investigaci贸n cient铆fica de los mismos. Adem谩s, est谩s protecciones podr铆an contribuir a la puesta en valor de este yacimiento tan incre铆ble para futuras expediciones鈥.

En ese sentido, la investigadora magall谩nica agreg贸 que todas estas acciones son fundamentales hoy d铆a para el avance de esta ciencia y la transmisi贸n del conocimiento de forma inclusiva. 鈥淓l futuro de la Regi贸n de Magallanes est谩 en la ciencia y la paleontolog铆a es uno de sus principales componentes鈥, concluy贸.