La fuerza del viento magallánico que sopló fuerte el domingo en la tarde, con rachas cercanas a los 90 kilómetros por hora, fue el peor aliado para Hugo Fuentealba Pozo y Pedro-Pablo Moya Medina, ambos subtenientes de la IV Brigada Acorazada Chorrillos de la V División de Ejército, cuando decidieron internarse a las aguas del estrecho de Magallanes, frente a Chabunco con kayaks personales, tras participar en una actividad recreativa con otros amigos.

El temporal se desató pasadas las 15 horas y la emergencia se avisó al teléfono 137 de emergencias marítimas a las 15,35 horas. Seguramente ambos oficiales lucharon mucho por mantenerse a flote y remando contra la fuerza del viento hasta que quedaron a merced del temporal tras volcar con sus kayaks. Solamente Pedro-Pablo Moya Medina logró salvar con vida al nadar por sus propios medios hasta la playa en Chabunco y ser asistido por otra persona cuando ya evidenciaba síntomas de enfriamiento.

A las 15,40 horas la Armada ya había desplegado el Servicio de Búsqueda y Salvamento Marítima, que ayer celebró 44 años, destinando a la zona dos lanchas patrulleras y los sobrevuelos de un avión y un helicóptero naval.

El mal clima de ese domingo contrasta con las óptimas condiciones meteorológicas que han imperado entre el lunes y ayer para que la Armada mantenga la rebusca del subteniente Hugo Fuentealba Pozo, desplegándose los medios marítimos y patrullas terrestres en una longitud de 25 kilómetros y hasta el centro del área del estrecho de Magallanes.

Justamente poco antes de las 20 horas del domingo se avistaron desde el aire los dos kayaks inflables de unos 4 metros de largo, uno amarillo y otro verde, que por la fuerza del viento derivaron hacia el centro del estrecho y a unos 21 kilómetros de distancia de la zona donde se concentraba la búsqueda en la costa de Chabunco. 

Los kayaks permanecían a una distancia cercana de 6 kilómetros entre uno y otro cuando fueron rescatados por la lancha patrullera de servicios generales Punta Arenas y la lancha Arcangel LPM 4407.

La V División de Ejército informó el lunes que lamentablemente ambos oficiales no portaban chalecos salvavidas al momento de embarcarse en los kayaks y que paralelamente inició una investigación para establecer las responsabilidades administrativas y las circunstancias en que se vulneraron las medidas sanitarias y disposiciones institucionales considerando que ambos oficiales habrían participado antes en otra actividad junto a otros tres efectivos de la misma unidad Chorrillos en circunstancias que en Punta Arenas regía cuarentena.

La III Zona Naval reiteró que la autoridad marítima mantiene el despliegue de diferentes unidades entre ellas la Lancha Patrullera Marítima 4407, la Lancha de Servicio General LSG 1619 Punta Arenas y el avión de exploración aeromarítima Naval-264.

Las operaciones de búsqueda comienzan a las 8 horas y terminan cerca de las 22 horas. Ayer se desplegaron dos patrullas terrestres de dos hombres cada una; dos unidades marítimas, dos botes de goma con ocho buzos, un avión por parte de la Armada. Además, el Ejército ha desplegado en dos jornadas de búsqueda a 46 efectivos, divididos en dos grupos de 23 por turno en la rebusca terrestre. Asimismo, el Gope de Carabineros sumó tres efectivos y un perro.

Hasta el despacho de esta información, el operativo en la zona de rebusca no había arrojado resultados que permitan determinar la ubicación de la persona desaparecida, manteniendo el despliegue de operaciones.