Más de 300 vehículos integraron la masiva caravana vehicular realizada ayer por las calles de la ciudad de Puerto Natales y que tuvo como principal motivo exigir que se ordene dejar sin vigencia la cuarentena obligatoria que rige para la capital de la provincia de Ultima Esperanza.

La convocatoria fue realizada por la presidenta de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos, Belén Davey, y autorizada por el comandante del Destacamento Acorazado Nº5, Lanceros, teniente coronel Patricio Zamora, coordinador de la jefatura de la Defensa Nacional en Ultima Esperanza. 

Los vehículos comenzaron a reunirse en la Avenida España frente al Hospital Augusto Essmann, a partir de las 15 horas, desde allí salieron por las distintas calles de la ciudad, alcanzando una prolongación de casi 20 cuadras de acuerdo a sus organizadores.

El objetivo era realizar un llamado para el término de la cuarentena que afecta el trabajo de mucha gente, los que en la práctica se encuentran cesantes.

La dirigenta social expresó que “la gente está aburrida del encierro. Necesitamos que se reactiven gradualmente los trabajos”.

Davey indicó que la convocatoria se realizó al cumplirse un año del denominado “estallido social” “porque también le gente quiere una educación y una salud digna y de calidad y el término de los abusos, como los que cometen las AFP”.

“Se trata de una fecha que no podemos olvidar y era el momento adecuado para que la comunidad exija sus derechos”, enfatizó.

Belén Davey terminó diciendo que “es hora que las autoridades escuchen a la gente. El pueblo salió a las calles a exigir libertad, que se terminen las restricciones y que se pueda trabajar libremente. Espero que hayan tomado nota y que estén a la altura de la exigencia de los ciudadanos”. 

En la marcha se vieron varios carteles instando a votar por la opción Apruebo, banderas chilenas, mapuches y de la Región de Magallanes. La actividad culminó sin incidentes a las 18 horas, aproximadamente (una hora antes del plazo autorizado).