Menos de 500 personas ingresaron al Parque Nacional Torres del Paine en su primer mes de reapertura (entre el 26 de noviembre al 26 de diciembre).

En los 31 días que separan ambas fechas entraron al recinto de fama mundial 483 personas, de los cuales fueron 61 extranjeros. El promedio superó levemente las 15 personas diarias, aunque hubo varios días en que no ingresaron más de 4 visitantes, siendo la excepción el sábado 26 de diciembre, ya que ese día la cifra subió a 57 personas.

Lo anterior, son cantidades insignificantes para esta época del año y que denotan el fuerte impacto que ha producido la pandemia en la industria del turismo.

Este escuálido flujo de visitantes al recinto natural de la provincia de Ultima Esperanza crea toda una incertidumbre sobre lo que sucederá en lo que resta de la temporada, que muchos ya dan por perdida. 

Quienes ingresen al Paine por cualesquiera de sus tres porterías pueden recorrer el camino vehicular interior, el cual se encuentra habilitado, como la ruta hacia el sector de río Pingo y Salto Grande, se incluye para esta zona los miradores y senderos aledaños al camino. 

Asimismo pueden transitar por el sendero de excursión del circuito de montaña “W”, el cual une los sectores del glaciar Grey, valle Francés y base Torres. En la montaña en este momento ofrecen el servicio de campismo los campamentos Cuernos, Central, refugio Grey y Paine Grande. También se mantiene el servicio de campismo tradicional, en el caso de Pehoé.

En esta etapa, se mantiene cerrado a los visitantes los sectores Laguna Azul y Laguna Verde, además del circuito principal de montaña macizo Paine denominado la “O”. 

Con respecto al servicio de hotelería se encuentra operando con escasos pasajeros el Hotel Explora. El resto de los hoteles se encuentran supeditados a la demanda, que es muy baja.

Por otra parte, se encuentra suspendido por el momento el servicio de transporte lacustre por los lagos Pehoé y Grey.

Mientras tanto, la actividad de pesca se encuentra abierta y se realiza de forma esporádica. También de manera eventual se realizan caminatas sobre hielo, aunque el servicio se encuentra operando. Por su parte las escaladas de montaña están suspendidas por el momento.