Una demanda de tutela laboral laboral por más de 57 millones de pesos fue presentada contra la Corporación Municipal de Educación de Natales, Cormunat, por parte de la jefa de la Unidad de Control de esta entidad, por vulneración de derechos y garantías fundamentales, conjuntamente con daño moral, y cobro de prestaciones.

La demandante es la funcionaria Andrea Jorquera Rubio y fue presentada contra la Cormunat, representada por Francisco Torres Barrientos.

Los hechos que sustentan la presentación legal ante el Juzgado del Trabajo de Puerto Natales se originaron el 21 de agosto de este año, cuando en su domicilio particular Andrea Jorquera se reunió con una funcionaria que debía presentar un escrito para un cambio de lugar en que desempeñaba sus funciones laborales, ello por la mala relación que tenía con su jefa directa.

Entre ambas se dio una conversación ante las dudas que manifestó en esos momentos la funcionaria en cuestión, sin percatarse Andrea Jorquera que el diálogo estaba siendo grabado, sin su consentimiento, sin una denuncia previa, sin una orden judicial y en su domicilio particular.

Graban conversación

Una semana después fue citada a una reunión para analizar la mala convivencia al interior de la Cormunat. En el encuentro, sin esperarlo, la conversación grabada con anterioridad en su domicilio fue reproducida ante la presencia del alcalde de Natales, Fernando Paredes, el secretario (s) de la Cormunat, Francisco Torres, la directora de Educación, Silvia Ramírez, entre otros personeros presentes en el encuentro.

En el escrito, Fonseca agrega que en esa reunión fue víctima de acusaciones impropias por parte de funcionarios de la Corporación demandada. “Se me acusó verbalmente además de falta de probidad administrativa, acoso laboral”, exigiéndole ante todos que firme su carta de renuncia previamente redactada. En la ocasión fue acusada verbalmente de robo, amenazada que sería denunciada ante la Fiscalía y que debía renunciar si le “quedaba algo de vergüenza”.

Finalizada la reunión fue cambiada de forma arbitraria de lugar de trabajo, a una oficina con luz poco apropiada y con otro sistema de calefacción, “lo cual va en claro menoscabo a mi persona”, señaló.

Todo lo anterior le produjo un estrés agudo que la obligó a tomar licencia médica desde el primero de septiembre. Durante su licencia fue citada a declarar al ser informada que se había iniciado un sumario en su contra.

En la demanda que presentó ante los tribunales pide condenar a la Cormunat, representada por Francisco Torres, al pago de una indemnización especial de tutela por $27.306.147 y por daño moral o extrapatrimonial por la suma de $29.788.524; al pago de las costas y que se ordene a la demandada a asistir a un curso de capacitación sobre la garantía de la no discriminación en el empleo público de a lo menos 2 horas de duración y la publicación de un aviso por una vez en la intranet en orden a que la Cormunat asegure a todos sus trabajadores identidad de trato sin distinción política, sindical o por discapacidad.