Hasta la Escuela Juan Williams de Punta Arenas llegó el Seremi de Educación Rodrigo Sepúlveda Tagle junto a la Directora Regional de Junaeb Paula Vidal, para revisar en terreno el proceso de elaboración de las canastas de alimentos para estudiantes beneficiarios del Programa de Alimentación Escolar PAE.

Las autoridades quisieron destacar el importante rol cumplido por los funcionarios de Junaeb y personal manipulador de alimentos de las distintas escuelas y jardines infantiles, tanto de Integra como de Junji de toda la región de Magallanes, en el marco del tremendo esfuerzo logístico iniciado a partir de marzo para mantener la alimentación de los niños, a pesar de las dificultades surgidas por el COVID- 19.

Esta semana se inició el séptimo proceso de distribución, que significará la entrega de 1.844.000 canastas individuales a estudiantes beneficiarios en 12.631 establecimientos educacionales de todo el país, de los cuales 4.321 son jardines Junji o Integra.

Esta entrega se trata de productos planificados para la preparación del desayuno y almuerzo durante 15 días hábiles (tres semanas) para cada estudiante, cuyos contenidos nutricionales están basados en la información entregada por las guías alimentarias del Minsal y los programas de Alimentación Escolar y de Párvulos (PAE-PAP).

Finalizado este séptimo despliegue, se habrán entregado en total 12.257.000 canastas a lo largo de todo Chile. De ellas, 1.746.547 corresponderán a beneficiarios de jardines infantiles.  En Magallanes, serán entregadas 16.328 canastas en esta séptima entrega, llegando a 105.675 en el total de canastas entregadas desde marzo a la fecha.

Como lo señaló el Seremi de Educación Rodrigo Sepúlveda Tagle, “Este ha sido un proceso inédito de entrega de alimentos a nuestros estudiantes que ha contado con el apoyo de los directores y equipos técnicos de cada uno de los establecimientos, quienes han sido el soporte permanente en este proceso de entrega. Esperamos que las familias se acerquen y retiren estos alimentos que componen la séptima entrega que ha requerido de una logística enorme con la empresa, proceso en el cual las manipuladoras de alimentos han sido esenciales en el proceso completo de armado de canastas. También queremos valorar el trabajo de equipos de profesionales de Junaeb que han estado trabajando 24/7 en todo este período de pandemia. Agradecemos muy especialmente a los directores de los establecimientos de toda la región quienes han estado en todo este tiempo disponiendo atención en los colegios y manteniéndolos abiertos para atender las necesidades no sólo académicas de nuestros estudiantes sino además cumplir con la alimentación tanto en escuelas como jardines Junji e Integra”.          

Por su parte, la Directora Regional de Junaeb Paula Vidal junto con destacar la labor de las manipuladoras invitó a los apoderados a estar atentos a los llamados de los directores para retirar la canasta. “Es importante que los apoderados retiren la canasta en la fecha y horarios en que se les indique, porque las canastas contienen elementos perecibles. Llamamos a las familias a venir con tranquilidad, portando sus elementos de seguridad como mascarillas y respetando la distancia social. En todos los establecimientos las entregas se realizan cumpliendo todos los protocolos de la autoridad sanitaria para seguridad de cada uno de nuestros estudiantes y sus familias”.

Despliegue único

De norte a sur, en cada rincón de Chile, los beneficiarios del Programa de Alimentación Escolar y de Párvulos se encuentran recibiendo su canasta individual de alimentación. Un esfuerzo logístico que ha permitido distribuir más de diez millones de cajas equivalente a 303.000.000 de raciones (desayunos + almuerzos) y 122 mil toneladas de alimentos.

Sin importar la ubicación geográfica y con el compromiso de los funcionarios de Junaeb, más de 36 mil trabajadoras manipuladoras de alimentos, las comunidades escolares, autoridades, las Fuerzas Armadas, Carabineros de Chile, y muchas otras personas, las canastas han llegado a beneficiarios de todo el país.          

Cada canasta en nivel escolar aporta, en promedio, 1.300 calorías, en tanto en sala cuna y nivel menor el aporte calórico es de 1.075 y 1.141 calorías respectivamente, por lo que cada estudiante recibe una alimentación rica, nutritiva, saludable y, sobre todo, completa, con frutas y verduras frescas y legumbres, entre otros productos, para asegurar el correcto desarrollo de sus funciones y capacidades.