El Alcalde Paredes informó al Concejo Municipal de tal decisión como también de la derivación de los antecedentes a la Fiscalía. Además, señaló que junto al gobierno regional determinarán los pasos a seguir en esta compleja situación.

Nadie pudo imaginar como terminaría el conflicto desencadenado por la directiva y socios del Club Natales, cuando se negaron a recibir las obras de restauración de su sede social y construcción del gimnasio, hablamos del mes de mayo del año 2020. 

Ayer miércoles, en sesión ordinaria de concejo y en los Puntos Varios, Fernando Paredes dio a conocer que habían decidido poner término anticipado al contrato suscrito con la empresa de José Cuevas.

Haciendo un poco de memoria, el 8 de agosto del año 2018, a través del decreto alcaldicio N° 1132, firmado por el alcalde subrogante Raúl Jara Albornoz, se adjudicó al único oferente José Cuevas Vargas por la suma de $1.732.609.600, impuesto incluido, las obras en el antiguo y centenario club deportivo, social y cultural Natales. Fijaron, además, en el mismo decreto un plazo de construcción de 288 días corridos. Los fondos de financiamiento de la obras provendrían del FNDR (Fondo Nacional de Desarrollo Regional).

Lo cierto es que en el transcurso de estos años la directiva y socios del club han estado permanentemente atentos al desarrollo y etapas de construcción, quienes han sido los primeros en poner en alerta al municipio y al gobierno regional (quienes posteriormente recurrieron a Contraloría Regional), respecto a que la empresa constructora no había cumplido con la restauración arquitectónica concebida en el proyecto original y que la ITO tanto como la unidad técnica habían fallado en su rol de velar por que se cumplieran las bases administrativas y técnicas del citado proyecto. 

Cabe agregar que la directiva se hizo asesorar por un profesional independiente, Juan Fernández, quien emitió varios informes técnicos que colocaban en entredicho, por ejemplo, el trabajo de la empresa en el envigado del gimnasio y los tijerales de la techumbre que presentaban notorias falencias técnicas. Por otra parte, siempre insistieron y reclamaron que el proyecto original consideraba la restauración de la línea arquitectónica tradicional del club realizada con madera regional, pero no contemplaba la sustitución con metalcom, lo que finalmente ocurrió.

La etapa que se abre con la decisión alcaldicia de término de contrato, no deja de generar incertidumbre y suspicacias. Primero, por que hay partidas pendientes de pago y garantías comprometidas; segundo por la reacción de la empresa afectada, que se especula que, eventualmente, podría iniciar acciones legales. 

Por otra parte, no existe claridad respecto a lo que sucederá, finalmente, con las obras del club, si otra empresa asumirá el término de estas, los detalles y terminaciones que son numerosas, aúnque la obra gruesa interior y exterior se encuentra concluida y a la vista.

Por otro lado, también se debe considerar el rol de la Fiscalía en el tema, por cuanto se estima de que hay partidas que no se ejecutaron pero que cancelaron y otras que se pagaron en exceso o con sobreprecio, generando un daño de por si difícil de calcular y que debiera derivar en responsabilidades penales.(No olvidar que el municipio instruyó un sumario interno en contra de la directora de obras e ITO, Ana Stumpfoll, esto a fin establecer responsabilidades en relación a estos mismos hechos)

Un sentimiento generalizado recorre a los socios del club, todos proyectaban en esta fecha estar en poder de las nuevas instalaciones de su querida institución, no esperaban, al contrario, estar viviendo este incierto y negro panorama. 

Reacción de los concejales

El concejal Daniel Córdova fue enfático en la sesión de ayer miércoles al expresar que el contratista aludido  no había dado el ancho en diversas obras ejecutadas en Natales y que lamentaba la tardanza municipal en dar por finalizado el contrato con la empresa del aludido José Cuevas, lo cual había provocado un perjuicio a Puerto Natales en general.También, Córdova pidió  que el gobierno regional se colocara mas proactivo a fin de velar por que las proyectos de inversión y los recursos invertidos sean mejor fiscalizadas a objeto de evitar situaciones como las vividas.

Por su parte, el concejal Guillermo Ruiz Santana, señaló que se requería más claridad y firmeza en relación a determinar qué iba a pasar con las partidas pagadas en exceso y con las obras que no se ejecutaron y se pagaron en el Club Natales, por que no podía ocurrir que lo que se había cancelado se lo «llevaran para la casa».