Nicolás Cataldo, reemplazado antes de asumir como Subsecretario del Interior

La fuerte resistencia manifestada por la oposición apenas conocido su nombramiento llevó al Gobierno a bajar la designación del militante comunista Nicolás Cataldo Astorga como nuevo subsecretario del Interior, antes de que incluso pudiera jurar y asumir.

Una vez que la Dirección de Prensa de la Presidencia había informado el cambio en la Subsecretaría, que hasta hoy dirigía Manuel Monsalve (PS), voces de la derecha reflotaron con crítica antiguos tuits de 2011 de Cataldo en los que apuntaba con duras palabras contra Carabineros -institución con la que se debe trabajar en Interior-, e incluso uno de octubre del año pasado sobre la crisis en la Macrozona Sur, respecto a la cual usó la voz «wallmapu» e instaba a «distinguir delitos de la reivindicación de nuestros pueblos originarios y el conflicto con el Estado».

«Nos preocupan algunos pronunciamientos que él ha hecho en redes sociales. En el minuto que vive Chile nos parece que hace falta alguien que no tenga historial de ‘rosca’ con Carabineros«, dijo el secretario general de RN, el diputado Diego Schalper. Mientras que la bancada de la UDI declaró persona non grata a Cataldo y el jefe de ésta, el diputado Jorge Alessandri llamó al Ejecutivo a dejar sin efecto la designación, atendiendo que los ministros y subsecretarios «no son definitivos hasta que firman el decreto ante el Presidente».

El propio Cataldo, que hasta antes de esta polémica era subsecretario de Educación, había modificado su biografía en Twitter para incluir la leyenda «subsecretario del Interior», la que luego de un rato quitó, como otra señal de que su nombramiento no se iba a concretar.

Todo este contexto llevó a La Moneda a echar pie atrás de su decisión, según confirmaron fuentes de Interior a Cooperativa. Ante esto, trascendió el nombre de Alejandro Urquiza, exasesor de parlamentarios del Partido Comunista y encargado de propuestas de seguridad pública del programa de Gobierno de Boric, como el posible sucesor de Monsalve.

La fallida designación de Cataldo recuerda al caso del UDI Felipe Ward, quien en octubre del 2019, en pleno estallido social, era señalado como el probable sustituto de Andrés Chadwick como ministro del Interior, salto que no dio luego de que fueran reflotados también tuits antiguos, en los que hacía reproches sobre los derechos humanos y la izquierda. «Los derechos humanos son una especie de cajero automático que usa la izquierda para sacar plata», decía Ward en 2013, palabras sobre las que durante la polémica afirmó que «no reflejan mi forma de actuar ni lo que pienso al respecto». En ese marco, finalmente fue llevado a la Segpres.