“No podemos quedarnos encerrados con los fósiles”

Uno de los compromisos del proyecto que se adjudicó la Universidad de Magallanes para la “Identificación y registro de material fosilífero como patrimonio cultural para la Región de Magallanes. Colección Paleontológica del Instituto de la Patagonia”, era la realización de un seminario para transmitir a la comunidad lo que se está haciendo en esta disciplina a nivel regional.

El evento tuvo lugar en el campus central de la UMAG, y fue denominado “Historia pasada, presente y futura”. Contó con una alta asistencia, especialmente, de docentes y estudiantes de educación media y superior, quienes escucharon al paleontólogo del Instituto Antártico Chileno (INACH), Héctor Mansilla, a su colega de la Oficina Técnica Regional del Consejo de Monumentos Nacionales, José Pérez, al director del Museo de Historia Natural de Río Seco, Miguel Cáceres, al licenciado en Geología de la Universidad Austral de Chile (UACh), Andrés Pérez, y a la misma Judith Pardo, investigadora del Centro de Investigación GAIA Antártica (CIGA) de la UMAG y especialista en ictiosaurios.

Judith Pardo, bióloga doctorada en paleontología que dirige el proyecto adjudicado por el Fondo del Patrimonio Cultural del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, relató que el Instituto de la Patagonia alberga desde 1986 a alrededor de 500 especímenes fósiles que no han sido estudiados ni compartidos con la comunidad. El objetivo de la iniciativa es elaborar con ellos un catálogo digital de identificación en 3D que, a su vez, sea de acceso libre, para que sirva de material educativo para la población en general.

“La gente tiene que conocer el material. No podemos quedarnos encerrados con los fósiles. Es muy importante no quedarnos sólo con las publicaciones, sino que llevar esto a la comunidad para generar una valoración por el patrimonio, una identidad paleontológica, y a su vez motivar a los jóvenes a trabajar en las ciencias de la tierra, las ciencias naturales”, declaró la bióloga porvenireña, agregando que el fortalecimiento científico de Magallanes generará mayor arraigo territorial de las nuevas generaciones.

Para lograr lo anterior, también es relevante contar con espacios de exhibición. Es por ello que la sala de colecciones fósiles del Instituto de la Patagonia y el Museo de Historia Natural de Río Seco, se están articulando para que, mientras en el primer recinto se exhibe una colección de dimensiones más bien pequeñas, en el segundo, se aproveche la amplitud del espacio para instalar piezas de mayor tamaño, como la ictiosauria Fiona, que está en proceso de recuperación tras ser extraída desde el glaciar Tyndall en abril pasado. Esta semana, de hecho, en el contexto de este proyecto se realizó allí un taller, con la participación de estudiantes de la Escuela de Río Seco.

El Museo recibe público de lunes a viernes, de 10 a 6 de la tarde. Allí, se pueden visitar las colecciones gratuitamente, al igual que en el Instituto de la Patagonia, donde es posible conocerlas previo envío de un correo a paleoumag@umag.cl. En tanto, el seminario quedó íntegramente disponible en el canal de UMAG TV por YouTube.