Desde el decenio pasado que se viene avanzando en construir el primer relleno sanitario de la región que se encuentra próximo a entrar en operaciones en la comuna de Natales, el cual recibirá los desechos domiciliarios de toda la provincia de Ultima Esperanza, incluido el Parque Nacional Torres del Paine y la apartada localidad de Puerto Edén.

En el segundo semestre de este año debiera comenzar a funcionar la obra, que alcanzó una inversión cercana a los $4.550 millones.

A una distancia cercana a los 7 kilómetros de Puerto Natales se encuentra el predio de 45 hectáreas donde se levantaron los galpones de mantención de maquinaria; de tratamiento fisicoquímico; de residuos peligrosos; para el lavado de camiones y para el tratamiento de residuos. A ello se suma un vivero para revegetación; las oficinas de administración y la báscula de pesaje que se encuentra a la entrada del recinto.

El galpón de tratamientos de residuos cubre una superficie de 576 metros cuadrados y las lagunas de tratamientos tendrán una capacidad operativa de 7.865 metros cúbicos.

El relleno sanitario, aunque contempla un espacio en el futuro para el tratamiento de residuos industriales (desechos de pesqueras y salmoneras, entre otras), en esta primera etapa está destinado exclusivamente a residuos sólidos domiciliarios y asimilables a domiciliarios.

Ya fue entregado a la seremi de Salud la solicitud para el funcionamiento del relleno sanitario. Una vez recepcionado esta autorización se deberá proceder a establecer un cobro por derechos de aseo; modificar ordenanzas; evaluar alternativas de gestión, operación y administración del Centro de Manejo Integral de Residuos Sólidos y alternativas de financiamiento, entre otras.

Valiosa experiencia

Desde el año 2007 a la fecha se ha debido enfrentar una serie de modificaciones legales, resolverse inconvenientes y también tener aciertos.

El Alcalde José Fernando Paredes Mansilla manifestó que “no teníamos experiencia en la región. Ninguno de los organismos había jamás enfrentado la construcción de un relleno sanitario. Por ello fue complejo para todos”.

Hoy dice que dicha experiencia permitirá que “los rellenos sanitarios que se construirán en Porvenir y Punta Arenas se podrían hacer con mayor agilidad tomando en cuenta nuestra experiencia”.

Indicó que en el pasado, cuando se comenzó con los primeros pasos del relleno sanitario de Natales, en paralelo estaban ocurriendo cambios a nivel legislativo como lo fue, la creación del Decreto N°189 (año 2008), reglamento sobre las condiciones sanitarias y de seguridad básicas en los rellenos sanitarios; la reforma a la Ley de Bases del Medio Ambiente, ley 20.417 del año 2010, que crea el Ministerio del Medio Ambiente, el Servicio de Evaluación de Impacto Ambiental y la Superintendencia del Medio Ambiente.

En cambio, al día de hoy “las futuras construcciones de rellenos sanitarios de la región, ya cuentan con la experiencia de más de 10 años desde que se implementaron estos cambios. Sin ir más lejos, el año 2016 se promulga la ley 20.920 que establece el marco para la gestión de residuos, la responsabilidad extendida del productor y fomento al reciclaje; el año 2020 ya se publicó una Propuesta de Estrategia Nacional de Residuos Orgánicos, indispensable para avanzar como país hacia una economía circular. Estas nuevas normativas tendrán consecuencias en la infraestructura que deberán implementar los futuros rellenos sanitarios de la región, y a la cual Puerto Natales deberá adaptarse”.

Paredes indicó que habrá que adaptarse al futuro tal como sucedió en el pasado donde se presentaron imprevistos que retrasaron el proyecto, los que finalmente pudieron ser sorteados.

Puso como ejemplo de ello que “no se previó la desviación del chorrillo “sin nombre”, que intermitente aparece en época invernal, lo que significó una solicitud de aumento de obra por parte del municipio. Tampoco se previó la acumulación de aguas subsuperficiales del terreno, lo que significó solicitar un incremento dentro del 10% del valor del contrato vigente en la obra, para la elaboración de “cortinas” subterráneas”.

Recomendaciones de estudios

Por ello recomendó “a los futuros rellenos sanitarios la elaboración de un acabado estudio hidrogeológico, acompañado de estudios geofísicos que les permitan prever estas circunstancias que retrasaron el proyecto original de Puerto Natales”.

Añadió el Alcalde que en su momento también hubo un componente político que implicó el retraso de un año y medio de las obras. Ello, por un supuesto estudio que establecía una presunta contaminación de las aguas destinadas al consumo humano. Indicó que “pese a que solicitamos dicho estudio nunca se nos entregó. Por ello debimos hacer nuevos análisis que descartaron totalmente lo anterior”.

Expresó que como municipio son concientes de la importancia de que los residuos tengan un manejo y disposición final adecuados, que asegure no causar un impacto negativo al medio ambiente ni a la población. Es por esto que “el futuro relleno sanitario de Puerto Natales recepcionará, tratará y dispondrá los residuos con los más altos estándares, haciéndose cargo de la generación de percolados/lixiviados, gases y vectores que se generan en el proceso, asegurando el correcto cumplimiento de las normativas sanitarias y medioambientales vigentes”.

Antigua data

Desde el año 2007 aproximadamente, comenzaron los primeros pasos para la elaboración de lo que hoy en día es el relleno sanitario de Natales, fecha en la que comenzó a ejecutarse el proyecto en su etapa de diseño de arquitectura e ingeniería de detalles, misma situación en la que hoy en día se encuentran los rellenos sanitarios de Porvenir y de Punta Arenas, como se ha visto en la prensa recientemente.

El 12 de mayo del año 2009, el relleno sanitario obtuvo la Resolución de Calificación Ambiental (RCA), a través de la Resolución Exenta Nº114/2009. Y fue recién en el año 2014 que se dio inicio a la construcción de las obras por parte de la empresa KDM S.A.

Al día de hoy, el relleno sanitario cuenta con la mayoría de sus Permisos Ambientales Sectoriales (Pas) autorizados como la resolución que aprobó la subdivisión y cambio de uso de suelo; la que aprobó el proyecto de modificación de cauce para el chorrillo “sin nombre”; la que autorizó el funcionamiento de la Bodega de Residuos Peligrosos en el “Centro de Manejo de Residuos Sólidos de Natales”; la que también visó el funcionamiento para el “Tratamiento y Disposición Final de Aguas Servidas”; la aprobación para el funcionamiento para el “Sistema de Tratamiento y Disposición Final de Residuos Industriales Líquidos” y la aprobación del funcionamiento del Sistema Particular de Abastecimiento de Agua Potable.

Sin embargo, aún falta por aprobar el proyecto en general para el funcionamiento del Centro de Manejo de Residuos Sólidos de Natales, cuya solicitud de autorización fue presentada en la primera semana de marzo del presente año para su revisión y aprobación.