O’Higgins: «Simplemente la Patria»

Por Antonio Yakcich Furche

Señor Director:

Muchas veces nos preguntamos cuales son las motivaciones que guían a los hombres públicos en el desempeño de sus funciones, existiendo como es lógico muchas respuestas, por lo que resulta muy complejo dejar constancia de ellas.

Para algunos serán las convicciones políticas, para otros el deseo de servir a sus semejantes y también en algunos casos los principios y valores personales.

La historia nos señala algunas motivaciones de grandes hombres que han servido al país a lo largo de los tiempos, entre ellos Bernardo O’Higgins Riquelme.

En carta escrita por él a Juan José Urivi, fechada en Lima en 1840, el prócer señalaba lo siguiente: “Mi Patria, el gran nombre de mi querido Chile, es el fuego inextinguible que vivifica mi corazón y que arderá siempre en mi pecho. Para ello estuve bien dispuesto contra la adversidad, porque sabía que mi honor era invulnerable si yo mismo no lo hería”.

La lección que entregan dichas palabras a las actuales y futuras generaciones es extraordinaria, independiente de las motivaciones que se puedan tener para ejercer funciones públicas, respetables por lo demás, el amor a la Patria es la luz que las ilumina, siendo por tanto el alfa y el omega del servicio al país y sus habitantes.