La trascendencia de múltiples acciones muchas veces traspasan a su tiempo, es de esta manera que los gestores y creadores de estas van estableciendo un vínculo con nuestra identidad y evidentemente con la historia Patria.

Este es el caso del  ilustre marino Óscar Viel Toro, quién nació en Santiago en 1837, prestando innumerables servicios a la Armada que incluyó participar en el traslado desde Inglaterra a Chile de la gloriosa Corbeta Esmeralda en 1856 y de luchar en la Guerra contra España en 1865-66, siendo designado por el Presidente José Joaquín Pérez, el 28 de noviembre de 1867, como nuevo gobernador del incipiente Territorio de Magallanes, gestando creaciones que aún marcan la Austral ciudad.

Una de sus primeras medidas fue concretar el trazado urbano de la futura ciudad, dedicándose a formar un nuevo plano de la población, compuesto de setenta y dos hectáreas, cruzadas por calles de veinte metros. Creó tres avenidas a las que llamó Independencia, a la del costado sur, Cristóbal Colón, a la que corría a lo largo del río (de las Minas) y Libertad a la que se hallaba al pie del Cerro de las Siembras (de la Cruz). 

Al momento de llegar Óscar Viel a Punta Arenas, la población se componía de escasos 145 habitantes. El gobernador había embarcado en Ancud a treinta y ocho familias que sumadas a las veintidós que provenían de Valparaíso sumaban ciento setenta personas, que año tras año fueron aumentando debido a las disposiciones legales dictaminadas por la administración del Presidente Pérez. 

Otra preocupación de Óscar Viel fue el restablecimiento del sistema educativo al crear la escuela pública y contratar un profesor solventado por el erario nacional. Además, estimuló la formación de diversas instituciones como la Sociedad de Beneficencia; promovió la habilitación de un dispensario atendido por un facultativo médico; y facilitó la concesión para explotar las minas de carbón de piedra a través de una licitación pública, creándose, así la Sociedad Carbonífera de Magallanes, que desde marzo de 1873 dispuso de la construcción de un muelle en Punta Arenas, quedando éste libre para el tránsito de pasajeros y exentos de derechos la movilización de mercaderías de uso fiscal.

El 17 de septiembre de 1874 se determinaba el relevo de Óscar Viel como gobernador de Magallanes. Vuelto al servicio naval, comandó a la Corbeta Chacabuco durante la Guerra del Pacífico (1879-1883). En 1881, fue nombrado Comandante General de Marina y durante la guerra civil de 1891 apoyó el bando Balmacedista. Luego de la derrota de las fuerzas de gobierno, optó por exiliarse en París, en donde muere el 1 de septiembre de 1892. 

Al igual que otros, tras la cruenta guerra civil, años más tarde fue restituido en sus honores en forma póstuma, reconociéndose su legado y trascendencia en la zona magallánica, así como su visión de desarrollo de los australes territorios.

Es por lo tanto que la Armada de Chile bautizó en 1995 al rompehielos “Almirante Óscar Viel”, resaltando a un hombre que trascendió a su época, recordando su obra creadora en la Región de Magallanes, sirviendo la Unidad que prestó servicio hasta el 04 de enero de 2019, siendo fundamental en el accionar del Estado Chileno en Territorio Chileno Antártico.

Hoy, en ASMAR Talcahuano, la construcción de un nuevo rompehielos se desarrolla con tecnología de última generación, Unidad que día a día crece y espera llegar a los mares más australes de Chile, uniendo al territorio y prestando un trascendental apoyo logístico y científico, siendo parte del robusto accionar de la Armada de Chile en los australes territorios, llevando el nombre de aquel hombre que trascendió su época y generó un desarrollo crucial en el Chile Austral, el Almirante Óscar Viel Toro, el cual con su legado seguirá iluminando el accionar de los servidores navales en Magallanes y la Antártica Chilena.