Una querella criminal que permita hacer justicia y aclarar la muerte de sus dos hijos que viajaban en el avión Hércules de la Fuerza Aérea de Chile, que hace más de un año desapareció en el mar, presentaron los padres de Luis y Jeremías Mansilla Díaz (sargento 2º y personal a contrata, respectivamente, de la Fach).

Con esta acción ingresada al Juzgado de Garantía de Punta Arenas, ya suman 36 las querellas que investiga el fiscal regional Eugenio Campos Lucero.

Ahora fueron los padres, José Mansilla Angulo y Leocadia Díaz Orostegui, a través del abogado Francisco Hurtado Peñaloza.

Jeremías había sido contratado para realizar trabajos en los circuitos eléctricos de la base de la Fach.

Los hijos del matrimonio se embarcaron, conjuntamente, el 9 de diciembre de 2019, a bordo de la aeronave militar, modelo Lockeed C-130, “Hércules”, con otros 36 pasajeros, que estaba bajo el mando del comandante Italo Medina Quiñónez.

La misión era realizar tareas de apoyo logístico de mantenimiento de la base y otras instalaciones chilenas en la Antártica. Parte de los viajeros tenía encargada la revisión del oleoducto de abastecimiento de combustible de la base militar.

Entre los pasajeros se encontraban 15 miembros de la Fuerza Aérea, 3 del Ejército, 3 civiles (dos pertenecientes a una empresa, y uno de ellos delegado de la Universidad de Magallanes), más los 17 tripulantes de la aeronave.

La aeronave militar se dirigía desde la Base Aérea Chabunco, en Punta Arenas, hacia la Base Aérea Eduardo Frei Montalva, en el territorio antártico chileno.

Fue en el desarrollo de ese itinerario, cuando en la zona del mar de Drake el avión sufrió un terrible y fatal accidente, donde las profundidades alzan los 3.500 metros.

“Es menester hacer presente que la aeronave ya había presentado en el año 2016 problemas con el tren de aterrizaje, antecedente relevante por cierto, que da cuenta de su vetusto estado y deficitaria mantención”, se consigna en la querella.

Además, después de esta tragedia surgió información brindada por la prensa, que también da cuenta del deficitario estado mecánico del avión, consistente en un audio de whatsapp, en el cual uno de las 38 pasajeros, decía a su madre que estaba emocionado por el viaje, pero que la nave presentaba una falla eléctrica que lo mantenía algo inquieto, aunque el itinerario se debía mantener hasta aterrizar en el territorio blanco.

Cuasidelito de homicidio

“Desde ya reiteramos que es necesario determinar el estado mecánico del avión, su mantenimiento, idoneidad de los pilotos, peso transportado, condiciones climáticas y meteorológicas con las cuales se desarrolló el vuelo, cumplimiento de briefing previo, tipo de carga y peso de la misma en cuanto a encontrarse ajustado a las normas respectivas”, plantean los querellantes.

“Por lo anterior, es necesario investigar este cuasidelito de homicidio y todas y cada una de las responsabilidades concurrentes, para así realizar las imputaciones criminosas en su oportunidad, mayormente cuando se han desarrollado hechos en una fase temporal extensa y donde han tenido participación varias personas”.

La querella fue acogida a tramitación y ya fue derivada al fiscal regional de Magallanes para su investigación.