Un tratamiento de podología que recibió un vecino de Puerto Natales terminó siendo un verdadero calvario y hoy se debate entre la vida y la muerte.

Hace unas semanas se inició todo, luego de que el podólogo solicitara a su cliente que se acercara a un centro asistencial, ya que la herida que mantenía en un pie no era tan simple.

El hombre siguió el consejo de su podólogo y se dirigió al Centro de Salud Familiar, en Puerto Natales.

Tras ser atendido en el lugar, le dijeron que la herida era algo simple y no ameritaba mayor atención. Pero la situación no fue tal y recibió una tardía atención, que terminó en una gangrena, lo que derivó en la amputación de una de sus piernas y hoy permanece intubado en el hospital, con riesgo vital.

A raíz de lo anterior la familia determinó tomar acciones legales e interponer una querella, la cual fue llevada adelante por el abogado Juan José Arcos.

“Tratando de que se pueda investigar la negligencia médica ocurrida respecto de un vecino, el cual se encontraba en un tratamiento podológico, y al experimentar una infección no es derivado desde el Cesfam al hospital oportunamente, lo que genera que el vecino sufra una septicemia, lo que originó que haya perdido una extremidad, pues se le amputó una de sus piernas. Al mismo tiempo está intubado, en estado de extrema gravedad. En este caso, la demora en ser derivado al centro asistencial, cuando él experimenta la primera herida, fue lo que generó que se complicara y lo tenga en este estado de salud; por lo que hemos iniciado una querella por negligencia médica, donde solicitamos una serie de diligencias”, señaló el abogado.

La querella deberá ser investigada por el Ministerio Público.