Además del vehículo en cuyo interior fueron hallados los restos de los dos jóvenes amigos, los buzos tácticos de la Armada encontraron hundido en las aguas del canal Señoret otro vehículo, un station wagon Suzuki, modelo Grand Nomade, el cual había sido robado en mayo del año pasado.

El propietario del vehículo es una empresa rentacard de Punta Arenas que tiene una sucursal en Puerto Natales.

El móvil fue retirado de las aguas este domingo, pasadas las 11 horas, y tras ser periciado por los detectives de la Brigada de Investigación Criminal de Puerto Natales fue entregado a sus propietarios. La investigación hasta el momento aún no determina la identidad de quien cometió el delito y en qué momento llegó hasta el terminal de barcazas para proceder a hundirlo en el lugar.