Con mucha satisfacción se recibió ayer en el Centro de Asistencia e Investigación Docente, Cadi, de la Umag, el robot MagEx Starlet, que supone una revolución en la lucha contra el Covid-19 en el país, ya que permitirá procesar 96 muestras al mismo tiempo para detectar el virus mediante la extracción de material genético. El moderno equipamiento, creado en Estados Unidos llegó a Punta Arenas, adquirido por la Asociación de Salmonicultores de Magallanes, que agrupa a las firmas Australis Mar, Bluriver, Cermaq  Multiexport, Nova Austral.

Este robot fue diseñado en EE.UU. y ha sido utilizado por laboratorios en países con tecnología de punta, como Corea del Sur, ya que su función es facilitar el diagnóstico rápido para las pruebas basadas en investigación del Sars-CoV-2 ya que funciona autónomamente y permite la extracción de muestras biológicas de ARN en base a perlas magnéticas de alto rendimiento. 

El director del  Laboratorio de Medicina Molecular de la Universidad de Magallanes, el doctor Marcelo Navarrete, destacó en primer lugar, la unión de instituciones para lograr este objetivo. Respecto del equipo en sí, detalló que “consiste en una estación de microfluidos. Hay una parte del proceso de trabajo de laboratorio que normalmente lo desarrolla un ser humano, que es tomar una pipeta, toma una muestra y la transfiere a otro pocillo, ajusta los volúmenes; ese proceso tiene una limitación mecánica en cuántos milímetros de precisión puedo mover mi mano, calcular volúmenes, multiplicarlos. Lo que hace esta estación es automatizar ese proceso, ya no depende de mi motricidad fina, sino que lo hace con precisión mecánica, lo mismo que el cálculo de volúmenes. En este caso como el cuello de botella identificado fue el proceso de extracción, se optó por el robot para automatizar un proceso que es muy intenso en el requerimiento de horas hombre  y recursos humanos. Este equipamiento no sólo implica una mayor eficiencia en el uso del recurso humano, sino que también mejora los procesos, los hace más robustos, más reproducibles, incrementa la calidad de los resultados y permite ahorrar material descartante”, explicó.

En tanto, para la seremi de Ciencias, Pamela Santibáñez, “una de las lecciones de esta pandemia es que necesitamos contar con personas e instituciones que quieran cooperar. Y la otra lección es que necesitamos contar con infraestructura y equipamiento científico en la región además de capital humano”, mientras que el intendente José Fernández valoró este equipamiento, pues “como somos una región aislada, tener que enviar muestra para hacer análisis del PCR demoraba hasta 7 días en los resultados, ahora esta alianza público-privada permitirá agilizar la detección del virus”.