Se trataba de un perro abandonado más, como tantos otros que circulan por las calles buscando alimento y abrigo que le ayuden a soportar las bajas temperaturas y las inclemencias del tiempo que en particular este invierno se han dejado sentir en Magallanes.

En su caso, sus pretéritos amos decidieron abandonarlo a su suerte y muy lejos, específicamente en la frontera de Chile con Argentina, donde se encuentra la villa Dorotea (18 kilómetros de Puerto Natales) en la provincia de Ultima Esperanza.

Su triste destino cambió cuando pobladores del sector se comunicaron con la Sociedad Protectora de Animales de Puerto Natales “Amigos Fieles”. Colaboradores de esta fundación llegaron hasta el lugar y lo rescataron. Desde ese momento fue conocido como “Roko”.

Feliz iniciativa

Hasta ese instante se desconocía que en la región, como en el resto el país, está vigente una iniciativa inédita entre la Subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere) y el Servicio Agrícola y Ganadero (Sag), destinada a que perros abandonados puedan integrarse a la Brigada Canina del Sag. Es así como aquellos perros mestizos que han sido rescatados por fundaciones y ONG inscritas en el Programa Nacional de Tenencia Responsable de Animales de Compañía que lleva la Subdere pueden postular para formar parte de esta Brigada Canina a través de un proceso de selección que incluye pruebas de conducta y exámenes médicos.

En el caso de “Roko”, se inició un largo proceso de evaluación conductual y veterinaria, sumando varios meses de entrenamiento. Es así que el pasado martes 25 de agosto, tras la firma del contrato de donación suscrito entre la Fundación “Amigos Fieles Natales Spa” y el Servicio Agrícola y Ganadero de Magallanes, “Roko” pasó a ser parte de la Brigada Canina (BriCan) de Magallanes como Can Detector.

Orgullo por el logro

La presidenta de “Amigos Fieles”, Karen Alvarado, manifestó que “como protectora de animales Amigos Fieles nos sentimos orgullosas del logro y de la gran oportunidad que se ha brindado a “Roko”, el cual fue abandonado en el sector de Dorotea y gracias al llamado de un colaborador se pudo ir a su rescate. Verlo hoy en día siendo un funcionario canino del Sag nos llena de satisfacción”.

Destacó la acción del Servicio Agrícola y Ganadero de “abrirle las puertas y darle un vuelco a la vida de nuestros animales comunitarios natalinos. Esperamos que Roko sea el primero de muchos”.

Sorteó todos los exámenes y pruebas

Tras la primera preselección, debió sortear diversas pruebas. La primera etapa consistió en su evaluación conductual; luego vino la fase de evaluación veterinaria para después de un periodo de tres meses aprobar el entrenamiento obligatorio, que concluyó con la inclusión de 12 olores de diferentes productos de ingreso regulado que pueden ser causales de riesgo fito y zoo sanitario para la región y el país.

El jefe de la Oficina Provincial de Ultima Esperanza del Sag, Alejandro Canales Helmer, señaló que  “Roko” se suma a la labor que ya realiza “Lisa”, otro can detector que la institución tiene en Ultima Esperanza. “Ellos nos permitirán mejorar nuestros procesos de inspección en los controles fronterizos, agilizándolos y de este modo entregar un servicio más eficiente a los usuarios”, agrega.

Aprovechó esta instancia para agradecer además a todo el equipo de inspectores guías por su compromiso en lograr el éxito de esta incorporación.

Una segunda oportunidad

Por su parte el director regional del organismo del agro, Gerardo Otzen, manifestó que “estamos demostrando que cualquier perro puede cumplir con los requisitos y así integrarlo a una labor trascendente como es la inspección de equipajes y medios de transporte en los controles fronterizos. Es importante señalar que, junto con fortalecer nuestras capacidades, le estamos dando una segunda oportunidad a animales que no tenían hogar.”

Con la firma del contrato de donación se formalizó el ingreso de “Roko” a la Brigada Canina Magallanes, junto a Blanca y Mike que se integraron el pasado 10 de diciembre en la ciudad de Punta Arenas.