Ayer, en la tarde, en Puerto Natales, tuvieron lugar los funerales del malogrado universitario y voluntario de la Primera Compañía de Bomberos de esa ciudad, Sergio Barría Rivas, fallecido el domingo recién pasado, por una meningitis no detectada.

Sus restos fueron velados en dicho cuartel y llevados al Cementerio Padre Alberto Hurtado en un carrobomba. El cortejo pasó frente a la casa habitación de los padres del extinto joven.

Al momento de las exequias, un principio de incendio afectó el recinto de la 1ª Compañía de Bomberos, aunque sin que se registraran daños mayores.