No fue una semana fácil para Gasco Magallanes luego que el suministro de gas se suspendiera para 103 clientes en Puerto Natales al bajar la presión del principal recurso energético de la zona por una falla en el equipo compresor de la Enap en la planta Cullen en la isla Tierra del Fuego.

Para el gerente de negocios de Gasco Magallanes, Sergio Huepe, los equipos de la compañía distribuidora están operando sin problemas y asegura que no debieran registrarse nuevos problemas como los ocurridos el martes pasado.

– ¿Cuáles son las acciones inmediatas que ha debido adoptar la compañía ante lo ocurrido en Puerto Natales en caso de que un hecho parecido ocurra en Punta Arenas?

– “En primer lugar, queremos señalar que Gasco Magallanes, en su rol de distribuidor, no tuvo responsabilidad alguna en la contingencia ocurrida el martes pasado en Puerto Natales. 

“El problema se desencadenó a raíz de una falla en los compresores de la central Cullen de Enap, que implicó una baja en la presión y en el suministro de gas, junto al aumento del consumo, producto de las bajas temperaturas. 

“Este desperfecto en los compresores de Cullen fue oportunamente informado por Enap, pero sin que alcanzara a tomar las medidas en forma oportuna que le permitiera a Gasco cumplir con el suministro.

“Siguiendo con los protocolos, informamos sobre esta situación a las autoridades y públicamente a nuestros clientes, señalándoles que era conveniente disminuir el consumo a lo esencial para aliviar la red”.

Huepe asegura que, tras dicho episodio, tanto en Punta Arenas como en todas las comunas en donde prestan el servicio de distribución de gas natural y gas licuado, sus instalaciones están operativas, sin inconvenientes, para que el gas llegue a los hogares.

Sin embargo, apuntó que siempre dependen -práctica y contractualmente- de la cantidad de gas que Enap inyecte al sistema.

“También quisiera desmentir explicaciones que se emitieron en medios de comunicación, las que argumentan que, si el problema era de Enap, cómo fue posible que no hubiese habido bajas de presión en Punta Arenas y Porvenir. Al respecto, hay que señalar que, justamente, la razón de ello es que los más de 155 kilómetros de gasoductos que se requieren para llegar con el gas natural desde el sector de Pecket, a nuestra estación compresora de Tranquilo, no alcanzaron a rellenarse y recuperar la presión necesaria para alimentar a nuestra estación, por lo que en esas horas sólo pudimos suministrar a la ciudad el volumen de gas natural que nos estaba llegando desde los sistemas de transporte de Enap. Entonces, es perfectamente posible que se dé una contingencia en Natales y no en otras comunas cuando se genera un problema técnico en las redes de nuestro proveedor”, apuntó.

Menor demanda
por desaceleración económica

– Históricamente existe un aumento en la demanda por consumo de gas en invierno. ¿Cuánto ha crecido ahora?

– “Efectivamente, la tendencia histórica es que, durante los meses de invierno, el consumo de gas natural en la región aumenta por condiciones climáticas. No obstante, esto no se ha verificado así a nivel global en la región este año, pues registramos aumentos de consumo focalizados en Puerto Natales y Porvenir, al mismo tiempo que hemos visto una disminución en el consumo de gas en Punta Arenas, producto de las cuarentenas, cierre de negocios y desaceleración económica”. 

– Aunque Enap enfrentó una falla en su compresor en Cullen, por las bajas temperaturas, ¿Gasco igualmente experimentó congelamiento en sus sistemas en Tranquilo o ello jamás ocurrió?

– “Las instalaciones de Gasco Magallanes, incluidos los compresores de Tranquilo, desde donde se abastece a Puerto Natales, no han tenido, hasta la fecha, ningún desperfecto ni contingencia que haya afectado la distribución de gas natural. La empresa realiza un amplio plan de inversiones y de mantenimiento de las redes y equipamientos que nos permite contar con una red que asegura la entrega de un servicio, continuo, estable y de buena calidad.

“Cabe destacar que el yacimiento Tranquilo de Enap no está en producción y, por lo tanto, no recibimos gas para Puerto Natales desde esa fuente, sino que todo proviene desde sus producciones e infraestructura de Tierra del Fuego y de este lado del continente. 

Queremos aclarar que sí hubo un problema de baja de presión en el sistema que impidió alimentar nuestra estación, razón por la cual durante algunas horas, sólo pudimos suministrar a la ciudad de Puerto Natales el volumen de gas natural que nos llegó desde los sistemas de transporte de Enap”.

– ¿Cómo Gasco logró controlar la situación y evitó la suspensión de gas a más clientes, acotándose solamente a 103 domicilios?

– “Nuestros equipos técnicos realizaron las acciones de reposición del suministro tan pronto Enap tomó las medidas que nos permitieron restablecer el servicio a los hogares de Natales que se habían visto afectados, logrando así controlar la situación en unas pocas horas.

Hay que recordar que, dadas las características del mercado energético en la región, Gasco Magallanes cuenta con un solo proveedor de gas, por lo que cuando se produce algún desperfecto en sus redes dependemos de éste y de su capacidad de reacción para normalizar el servicio.

-¿Cuál es el plan de inversión que desarrolla Gasco en sus sistemas antes de enfrentar el invierno, que es la época de mayor demanda?

-Gasco Magallanes realiza anualmente un plan de inversión y mantenimiento de sus redes y equipamientos, el que es fiscalizado por la autoridad, y en el que se incluye la modernización e inspección de la red. Esto es permanente, no sólo por el invierno, porque la continuidad y seguridad del suministro de gas natural así lo exige.

-¿El abastecimiento de gas por parte de Enap está garantizado?

-Gasco Magallanes cuenta con un contrato de suministro con Enap que data del año 2011, en el que se establecen las condiciones y cantidades de gas natural que nos entrega durante el año. En este sentido, Gasco ha manifestado la necesidad de revisar si dichas cantidades y condiciones son las óptimas para los crecientes requerimientos de energía de la región, tanto a nivel residencial, como comercial e industrial. Nosotros haremos todas las inversiones necesarias, así como buscaremos las alternativas para cumplir con nuestros clientes; pero acá debe existir un compromiso de múltiples actores.