Sin nuevos hallazgos en los últimos 16 días se han desarrollado los operativos de búsqueda aérea, satelital y de superficie que entidades armadas y privadas nacionales y organismos extranjeros han desplegado en el marco de la Operación “Paso Drake”, a fin de dilucidar el máximo de aristas relativas al avión C-130 Hércules de la Fuerza Aérea de Chile (Fach), siniestrado el lunes 9 de diciembre cuando se dirigía con 38 pasajeros civiles y militares rumbo al continente antártico.

Al respecto, la rama aérea señaló a través de un comunicado que las operaciones se han visto complejizadas producto de las adversas condiciones meteorológicas presentes tanto de la zona en general, como en la Base Aérea Antártica Presidente Eduardo Frei Montalva.

No obstante, se ratificó que en forma simultánea a la búsqueda en superficie, se efectuó el mapeo de precisión del fondo marino. Dicha labor se realizó utilizando sonares de alta tecnología que poseen los buques Cabo de Hornos de la Armada de Chile; Almirante Maximiano de la Armada de Brasil y HMS Scott de la Armada de Reino Unido, abarcando una extensa área de más de 6 mil kilómetros cuadrados.

A su vez, luego del respectivo análisis realizado por el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (Shoa), a una zona que presenta en sectores de más de 4.000 metros de profundidad con un relieve oceánico irregular, no se lograron detectar hallazgos de la aeronave en el fondo marino.

Identificación
de víctimas

En paralelo a dicho escenario y según se consignó en la página del Servicio Médico Legal (SML), culminaron las pericias realizadas por profesionales de la Unidad de Genética Forense a partir de las muestras de ADN aportadas por los familiares que fueron contrastadas con los restos obtenidos de la aeronave siniestrada. Así, de este modo, permitió la identificación de 10 víctimas, tarea que encabezó la directora regional (s) del SML, María del Carmen Bravo, en conjunto con profesionales de la Unidad de Derechos Humanos, Laboratorio y Tanatología de la capital. 

La información oficial da cuenta que tales antecedentes ya fueron entregados a los familiares de los identificados, quienes a contar del lunes 6 de enero sostendrán reuniones informativas con profesionales del SML para conocer detalles del cierre del procedimiento pericial. Las identidades no trascendieron.

Concluye señalando que el “Servicio Médico Legal expresa su profundo pesar a los familiares de los fallecidos y su compromiso de continuar trabajando para llevar tranquilidad a la mayor cantidad posible de los deudos de las 38 víctimas de este accidente”.

Más líneas
de búsqueda

En base a los últimos hallazgos encontrados y a los resultados de los modelos teóricos de deriva de corrientes en superficie, los operativos han determinado durante los próximos días continuar con las labores de búsqueda, con centro de gravedad desde la Base Aérea Antártica Presidente Eduardo Frei, por lo que a contar de esta fecha, dicha actividad estará al mando del comandante en jefe de la IVª Brigada Aérea, general Eduardo Mosqueira Cruz, quien dispondrá de los medios de la institución asentados en dicha Brigada, junto al apoyo de medios de la Armada que se encuentran presentes en el lugar. Igualmente, toda embarcación y aeronave que transite por el mar de Drake durante este período, están siendo alertadas para la búsqueda de eventuales hallazgos que puedan corresponder al accidente aéreo. Asimismo, la operación sigue siendo apoyada por información satelital canalizada a través del Servicio Aerofotogramétrico de la Fach.

Por su parte y tras varios días en que las condiciones meteorológicas fueron adversas en el mar de Drake, la Armada reinició las operaciones de búsqueda de restos del avión C-130, por lo que en conjunto con la Fuerza Aérea, dispuso desde este viernes los buques Lautaro y Fuentealba. El primero zarpará desde la Antártica y el segundo desde Punta Arenas, todo lo cual será apoyado por medios aéreos de ambas instituciones.

A este despliegue se suma el de buques de armadas amigas, ello a partir de instrucciones de patrullaje entregadas por parte de la Tercera Zona Naval y que asimismo, cuentan con un protocolo internacionalmente difundido, para la eventualidad de encontrar restos del accidente. Lo mismo sucede con las naves mercantes, de turismo y deportivas, que durante la época estival y sus tránsitos normales navegan en dicha zona. “Respecto del resultado del mapeo submarino elaborado por el buque Cabo de Hornos, el informe oficial elaborado por la Armada fue entregado el día 30 de diciembre a las autoridades competentes”, consignó la rama marina.

En tanto, a fines de mes se estima que los familiares de los pasajeros y tripulantes fallecidos en el accidente acudan a la zona central para ser parte de la ceremonia en que se levantará un monolito para recordar a las víctimas, hito que ha de emplazarse en la Escuela de Aviación del Capitán Manuel Avalos Prado y que se replicará en la Base Aérea Presidente Eduardo Frei Montalva, en la Antártica.