No hay duda para todos nosotros que el retiro del 10% afectara las pensiones de los Chilenos que realicen este tramite, los ataque sufridos por las AFP fueron variados, incluso hasta cuestionar de que los fondos efectivamente estuvieran de forma circulante y liquida para un eventual retiro.

Todos estamos de acuerdo de que el sistema podría ser mejor, podría tener menos costos, comisiones, y ser más rentable con las familias , y en fin entregar pensiones mejores. El Poder Legislativo aprobó una ley única en su especie y decreto la prueba de fuego de la AFP, por el plazo de un año calendario los titulares podrían sacar desde el 100% hasta el 10% de sus fondos ahorrados en el plazo de una año calendario, porque en general el sistema se basa en la el ahorro forzado.

La situación fue que lo que era el inicio del fin del sistema, tendría una prueba de fuego con un plazo relativamente corto para la cantidad de montos y transacciones que se abalanzarían encima, la situación fue que contra todo pronostico las personas ya han recibido el porcentaje correspondiente, el dinero si estaba y la empresa privada activo un plan de abono masivo en base a las solicitudes realizas.

Dudo que el Estado pueda reaccionar de la forma tan proactiva como lo realizaron las AFP, el dinero si estaba, sino cumplieron se someterán al peso de la ley, y las personas pueden gastar su dinero en lo que quieran. Mi lectura es una sola, si el sistema de reparto que en imposible que sea sustentable con nuestra demografía, estaba con oportunidades de instalarse, hoy esa opción esta completamente liquidada. El sistema de capitalización tiene fallas, pero cada RUT de un chileno o extranjero, tiene si o si un monto que no es una ilusión es una realidad financiera.

Mucho que avanzar, pero construir sobre los fuertes cimientos del sistema y modelo económico que nos saco de la pobreza.

Gonzalo Valdés Lufi
Ingeniero Comercial