Tasas de interés de créditos de consumo en Chile alcanzaron su máximo en ocho años

Las tasas de interés de los créditos de consumo en Chile llegaron al 29,03 por ciento la semana del 8 al 15 de julio, su máximo nivel en ocho años en medio de una agresiva inflación, según publicó este lunes el Banco Central.

De acuerdo al ente emisor, con esta cifra se completa una segunda semana de alzas consecutivas, en tanto los bancos reportan mayores restricciones para entregar créditos a la vez que la demanda por estos instrumentos se ha ido moderando.

De igual forma, las tasas de créditos comerciales, es decir, otorgados a empresas, llegaron al 14,59 por ciento durante la segunda semana de este mes, su punto más alto desde la semana del 15 de diciembre de 2008 cuando se situó en 15,97 por ciento.

Por su parte, las tasas de créditos hipotecarios llegaron al 4,31 por ciento, completando 27 semanas sobre el 4 por ciento. A principios de julio, en una serie de medidas para contener la presión inflacionaria, el Banco Central decidió subir la tasa referencial al 9,75 por ciento, la mayor desde 2001. El país registra en 12 meses una inflación de 12,5 por ciento, su máximo en 25 años con un «escenario macroeconómico que presenta riesgos elevados», afirmó entonces el Banco Central.

El dólar superó el pasado 6 de julio la barrera de los 1.000 pesos y desde entonces ha cerrado casi todas las jornadas por encima de los 930. El banco realizó un recorte de la tasa hasta el mínimo histórico del 0,5 por ciento al poco tiempo de irrumpir el Covid-19 en Chile en marzo de 2020, pero inició la retirada del estímulo monetario el pasado julio cuando la crisis sanitaria comenzó a retroceder.

Las ayudas económicas entregadas por el Gobierno para paliar el impacto de la pandemia, así como los retiros anticipados de los fondos de pensiones, impulsaron considerablemente el consumo el año pasado, a lo que se suman los efectos de la guerra en Ucrania, según expertos.

La economía chilena creció un histórico 11,7 por ciento en 2021, tras la brusca caída del 5,8 por ciento de 2020 debido a la pandemia, y registró una inflación acumulada del 7,2 por ciento, la más alta en 14 años.

El Gobierno rebajó en mayo su previsión de crecimiento para 2022, del 3,5 por ciento al 1,5 por ciento, y subió hasta el 8,9 por ciento su estimación de inflación acumulada a 12 meses para finales de año.