Una receta para protegernos de la recuperaci贸n sin empleo

Una vez superada la pausa que nos impuso el coronavirus, comenzaremos a ver los profundos cambios que se est谩n generando en la industria, que obligada por las circunstancias, ha comenzado aceleradamente a destinar recursos  en pos de la modernizaci贸n  para contrarrestar la falta de mano de obra que vino junto con  las cuarentenas  y que,  a futuro,  permitir谩 disminuir los costos que implicar谩n la estrictas normas dispuestas para los trabajadores  por los gobiernos  mediante precisos protocolos de seguridad sanitaria.

As铆 las cosas, muchos temen con pesimismo que nos enfrentaremos necesariamente al fen贸meno conocido como recuperaci贸n sin empleo, t茅rmino conocido en ingl茅s como 鈥渏obless recovery鈥, ya utilizado en la Gran Depresi贸n cuando a finales de octubre de 1929, la Bolsa de Nueva York se hundi贸 estrepitosa e inesperadamente.

Es que el COVID-19 aceler贸 vertiginosamente la nueva automatizaci贸n que acompa帽a el desarrollo de la cuarta revoluci贸n industrial en todas las 谩reas y, en el caso de la miner铆a en nuestro pa铆s, dio origen al documento recientemente presentado  por la Fundaci贸n Chile, el Consejo Minero y Alta Ley, 鈥渕ediante el cual se busca trazar el futuro de la miner铆a local en cuanto a la digitalizaci贸n de las operaciones, luego de identificar aquellos 谩mbitos donde las nuevas tecnolog铆as pueden agregar valor a la industria鈥, como se帽al贸 鈥淓l Mercurio鈥 el 22 de julio.

Si bien la miner铆a es uno de los rubros que m谩s hab铆a avanzado en la automatizaci贸n y digitalizaci贸n de sus procesos y la tecnolog铆a para hacerlo existe, lo cierto es que su uso  no ha avanzado al mismo ritmo, si no que en muchos casos aparece subutilizada y una de las razones obedece -precisamente- a la falta de personal preparado para utilizarlas.

Y es en este punto donde deber铆amos fijar nuestra atenci贸n, porque los conocimientos que se requieren -y  que debieran ser impartidos a los estudiantes que cursan carreras asociadas a la miner铆a- no est谩n recibiendo la formaci贸n que necesaria para hacer uso de las nuevas  tecnolog铆as disponibles, una de las conclusiones a las que lleg贸 la Comisi贸n Miner铆a 4.0, creada por Centro de Estudios del Cobre y la Miner铆a (Cesco).

Hace algo m谩s de un a帽o la Sofofa anunci贸 la reconversi贸n de 16 mil personas en cuatro a帽os, cifra que parece insuficiente a la luz de los al menos diez millones de chilenos que est谩n en condiciones de hacerlo y cuya desnudez frente a los nuevos desaf铆os, qued贸 en evidencia en estos cuatro meses de pandemia en que el teletrabajo por ejemplo,   que requiere un m铆nimo uso de la tecnolog铆a -, seg煤n cifras de Page Personnel-, pod铆a realizarlo solo el 20% de los trabajadores y principalmente en Santiago.

Esto nos lleva a concluir que el desaf铆o que nos espera es gigantesco, que sin innovaci贸n y capacitaci贸n no aumentar谩 nuestra productividad ni competitividad y que esa es la mejor receta para recuperar juntos  nuestra econom铆a, ya que como pa铆s debemos prepararnos para reactivarnos con m谩s tecnolog铆a y con mayor y mejor empleo.